La audiencia por el supuesto delito de lavado de activos en contra de Iván Espinel se difirió. La defensora del exministro, Vanessa Zavala, se excusó por estar enferma. Espinel presentó un certificado del IESS en el que señala que su abogada tiene depresión.
Por su parte, la fiscal Ivonne Proaño pidió que se respeten los principios de celeridad y afirmó que se busca dilatar el proceso. Se trata del segundo proceso penal que enfrenta Espinel.
Anteriormente, su abogado César García solicitó públicamente que los audios de la audiencia de juicio por peculado sean abiertos, pues «no le teme a las investigaciones».
El pasado 18 de febrero, tres días después de la declaratoria de inocencia a Espinel, Iván Granda, secretario Anticorrupción, anunció que el Gobierno pedirá investigar a los jueces del Tribunal de Garantías Penales que los declararon inocente.
Tres jueces y un fiscal son investigados por fallo favorable al exministro, según informaron las autoridades de Fiscalía y del Consejo de la Judicatura.
En septiembre de 2018, Iván Espinel y otros 3 procesados fueron llamados a juicio por lavado de activos. En esa diligencia, se dispuso, además, prisión preventiva para el exfuncionario y otra persona. Espinel había sido beneficiado con una medida de levantamiento de prisión preventiva el pasado 23 de julio, por parte de la jueza Paola Dávila.
El monto que presuntamente habría sido lavado es de $ 770 mil y se investiga la compra de una vivienda y un vehículo, según informa el portal Ecuavisa.